Electrodomésticos energéticamente eficientes
Cuando llega el momento de elegir los electrodomésticos para nuestra casa, se nos plantea un verdadero dilema, dada la enorme cantidad de marcas y modelos que existen en el mercado. Existen aparatos para todos los gustos y todos los bolsillos y la mayoría de las veces no resulta fácil decidirse por uno y acertar.

En cualquier caso, y para haceros un poco más sencilla la elección de los electrodomésticos, hoy quiero hablaros de aquellos que son eficientes desde un punto de vista energético.

Etiquetas energéticas

Electrodomésticos energéticamente eficientes
Los electrodomésticos energéticamente eficientes son aquellos que, con las mismas prestaciones que otros modelos, consumen menos energía. Es decir que con un consumo menor alcanzan los mismos resultados. Las etiquetas energéticas son obligatorias para electrodomésticos como frigoiríficos, congeladores, lavadoras, secadoras y lavavajillas, por ejemplo.

Existen siete etiquetas: A, B, C, D, E, F y G, cada una con un color específico, siendo la A la más eficiente, y la G la menos eficiente. Además, para los frigoríficos se crearon dos más: A+ y A++, de menor consumo que la A. Los propios fabricantes hacen las pruebas a sus aparatos, a través de unos laboratorios homologados, y ponen las etiquetas.

Gana el bolsillo y el planeta

Cuando tengáis que comprar un electrodoméstico, ya sea un nuevo frigorífico, una lavadora o un lavavajillas, aseguraos de que es eficiente, y de que su etiqueta energética es la A. Esta es una acción inteligente y responsable.

Aunque os salga un poco más caro en principio, esa diferencia de precio merece la pena. Además de que ahorraréis mes a mes en la factura de la luz, ya que, como habéis visto, este tipo de electrodomésticos consume menos electricidad, también gana el medio ambiente. Por tanto, vosotros iréis rentabilizando la inversión, y el ecosistema os lo agradecerá.