Cómo elegir un buen esquema de color
La elección de un esquema de color es muy importante para cualquier hogar ya que los colores que escojas serán los que marquen la diferencia y los que te ayudarán a que una estancia transmita unas sensaciones u otras. Para muchas personas la elección del esquema de color puede ser toda una odisea difícil de conseguir, pero no es tan complicado. No es necesario tener que pensar en estrategias demasiado complicadas para poder acertar.

Para no complicarte demasiado, lo mejor es elegir los esquemas de color estancia por estancia. No quieras hacerlo todo de golpe y no escojas todos los colores de la casa en un momento. Es mejor que lo hagas estancia por estancia, yendo a cada una y pensando qué quieres que te transpira cada lugar en particular. Por ejemplo, en el salón que es el lugar donde más visitas puedes tener, quizá quieras escoger un color más audaz, pero en tu dormitorio quizá prefieras un color más sereno que te ayude a relajarte cada noche.

Encuentra el toque especial

Cuando ya hayas escogido la estancia para pensar en el primer esquema de color, primero deberás tener en cuenta los colores de los elementos que ya están en el espacio y fíjate en qué puedes resaltar para poder darle un toque especial. Puedes fijarte en accesorios como una alfombra, unos azulejos, unos textiles… Encuentra un color que te gusta y hazlo color base. Recuerda que un color base no tiene por qué ser el color de la pared, puede ser un color que quieras incluir en la estancia.

Cómo elegir un buen esquema de color

Sigue le círculo cromático

Aunque ya tienes el color de base, es el momento de construir una gama de colores que le aporten vida a la estancia. Para conseguirlo necesitarás conocer el círculo cromático o rueda de color para poder escoger el esquema de color correcto. Al utilizar esta herramienta podrás crear tres tipos de esquemas en color: blanco y negro, complementarios y neutros.

Por ejemplo, puedes escoger un esquema de color con verde claro, oscuro y otro que sea verde brillante y escoger un neutro como base. También puedes seleccionar tres colores diferentes combinándolos con colores complementarios (los colores complementarios son los que son opuestos entre sí en el círculo cromático). Por ejemplo si escoges de color base el azul, su color de complemento sera el naranja. Un buen esquema de color mantendrá un neutro y un color más llamativo para que el neutro permita versatilidad y el color llamativo destaque como un punto focal.

Cómo elegir un buen esquema de color

Sigue la naturaleza

Si quieres seguir un ejemplo para conseguir un buen esquema de color y que además no te equivoques, sólo tendrás que seguir el esquema que la misma naturaleza te ofrece. Con fijarte en la naturaleza será más que suficiente para que puedas escoger esquemas de color para tu hogar y que además, encajen perfectamente.

La naturaleza te ofrece combinaciones creativas. Una idea es hacer una fotografía a un lugar de la naturaleza que te guste, y después fijarte en el esquema de color que hay alrededor para después llevarlo a tu hogar.

Cómo elegir un buen esquema de color

Ten en cuenta tus sensaciones

Además de escoger los esquemas de color para que queden bien en las estancias, es muy importante que tengas en cuenta el impacto que tiene en tus sentimientos y sensaciones. Por ejemplo, el azul nos relaja, el naranja nos alegra, el verde nos ayuda a aportar creatividad y nos hace sentir bien, el amarillo nos hace tener un mejor estado de ánimo, etc. Debes asegurarte que los colores que elijas para tu estancia, te ayudarán a sentir cómo quieres.

¿Ya sabes cómo escogerás el color de tu hogar?