¿Cómo elegir la campana extractora para la cocina?
La campana extractora es un elemento imprescindible en cualquier cocina, por pequeña que sea, ya que absorbe los humos e impide que se pueda formar una congestión que sin duda sería muy negativa. Aunque esa es su principal función, no cabe duda de que conviene elegirla también por su estética, y hoy en día hay tantos diseños que se adaptan perfectamente a cualquier estilo decorativo.

Es por eso muy importante analizar unos cuantos detalles a la hora de comprar una campana extractora, y hoy me gustaría hacer un repaso a todos ellos para que puedas tener tu elección clara y optar por la más adecuada según tus necesidades.

¿Qué tener en cuenta?

¿Cómo elegir la campana extractora para la cocina?
– Sistema de aspiración: hay dos tipos diferentes, de evacuación y recirculación. El primero expulsa el aire al exterior pasando por filtros que limpian sus impurezas, mientras que el segundo absorbe el aire y lo devuelve limpio a la cocina.

– Sistema de colocación: también hay diversos tipos según su colocación. Las más habituales son de pared, de isla, verticlaes y las más modernas, que se integran en el armario inferior de la cocina y se extraen cuando se va a utilizar.

¿Cómo elegir la campana extractora para la cocina?
– Potencia: la potencia de la campana es uno de los detalles más importantes que debes tener en cuenta, ya que marca la cantidad de aire que puede limpiar en una hora. Esta potencia se fija en función del tamaño de la cocina, siendo lo habitual que aspire entre 6 y 8 veces el volumen de la estancia.

– Ruido: si algo me molesta cuando pongo la campana extractora, sin duda es el ruido, tanto que siento una paz increíble cada vez que la apago. Actualmente puedes encontrar campanas que son muy silenciosas, y lo más recomendable es que su nivel sea inferior a 60 decibelios, aunque cuantos menos, mucho mejor.

¿Cómo elegir la campana extractora para la cocina?
– Instalación: en último lugar, pero no por ello menos importante, está el tema de la instalación. Debe hacerla un profesional para asegurarte de que está exactamente como debe estar, ya que de nada vale tener una campana extractora fantástica si está mal instalada. Debe estar a unos 60 centímetros de distancia de la zona de cocción, y su tamaño debe cubrir toda la zona por completo.

Siguiendo todas estas pautas estoy segura de que podrás elegir la más adecuada según las características de tu cocina.