Elegir las telas del hogar
Uno de los elementos que acostumbran a tomar el protagonismo de nuestras estancias son los textiles, y es que la multitud de texturas, colores, estampados y materiales permiten que cada espacio tome una personalidad distinta que muy a menudo coincidirá con nuestros gustos y nuestro propio estilo…

Sin embargo, para acertar al escogerlas hace falta algo más que tu propio gusto… ¿Quieres conocer algunas de las claves? ¡No te pierdas este artículo!

Para empezar debes tener en cuenta las características concretas de cada estancia, y es que la cantidad de luz, el estilo del mobiliario, las dimensiones de la estancia, el color de las paredes y hasta el tráfico por ella pueden incidir en el resultado visual final.

Elegir las telas del hogar
Básicos: Siempre hay uno o varios elementos textiles predominantes en la estancia como pueden ser las cortinas, la ropa de cama o el sofá, por ejemplo. El mejor consejo es que optes por telas lisas de base puesto que de este modo podrás dar todo el color con telas estampadas sobre los complementos (los cojines, los pies de cama, las fundas de las sillas, etc.). Esto resultará práctico también para variar los complementos innovando de forma fácil, barata y rápida cada vez que te venga en gana.

Color: El color de las estancias dice mucho de la persona que las ha decorado y es una de las grandes marcas de personalidad de tu hogar además de ser capaz de transmitir una sensación a todo el que pasa por ella. Teniendo en cuenta ambas cosas, los tonos claros siempre darán un aspecto de pulcritud, relax y frescura mientras que los oscuros serán marca de formalidad, elegancia y sofisticación; para los más alegres de espíritu joven nada mejor que algunos tonos llamativos (rosas, violetas, rojos, naranjas, etc.).

Luz: Debes sacarle el máximo partido, por lo que las telas claras y de texturas ligeras serán las que mejor vistan a tus estancias.

Armonía: Aunque cada habitación puede ser un mundo el conjunto de estancias del hogar deben formar un todo armónico y equilibrado, lo que según los expertos se consigue buscando un hilo conductor que unifique las telas del hogar (puede ser un color concreto, un estampado o estilo recurrente, etc.).

Dimensiones: Los espacios más amplios quizá puedan permitirse todo tipo de licencias, pero en los espacios más reducidos deberás andarte con ojo puesto que, como sabes, para potenciar la sensación de amplitud debes optar siempre por los colores claros que potencian la luz.