Elegir los colores para la cocina
Si estás pensando en cambiarte la cocina o pintar las paredes de esta estancia, debes saber que, como ocurre con prácticamente todos los lugares del hogar, para elegir los colores hay que tener en cuenta muchos factores, como las dimensiones, el color y el estilo de los muebles, la iluminación

A la hora de decidir el color también tendrás que pensar cuánto tiempo pasarás en ella, quiénes disfrutarán del ambiente o si comerás allí. Para que tengas más fácil elegir el tono adecuado, a continuación te damos una serie de consejos.

Los colores suaves y opacos, como el crema, beige o blanco, son ideales para dar confort y un descanso a la vista. Si escoges un color demasiado intenso, como el naranja o amarillo, tendrás demasiada fatiga visual, algo muy poco recomendable si pasas muchas horas dentro de la cocina.

Elegir los colores para la cocina
Como te hemos comentado anteriormente, tienes que tener en cuenta la dimensión de tu cocina para escoger el color. Los tonos oscuros como el negro, gris o café harán que sea vean más pequeña, mientras que los más claros o fríos la ampliarán.

Por otro lado, si utilizas la cocina para comer junto a tu familia, debes saber que hay colores que fomentan la comunicación, creando un clima de armonía y de buen apetito como, por ejemplo, el naranja. En cambio, con el azul se consigue el efecto contrario.

Si lo que pretendes es darle un toque elegante a tu cocina, puedes utilizar el blanco combinado con tonos suaves como el verde oliva. Con estos colores también conseguirás mucha claridad.

También es importante que sepas que los tonos rojos dan sensación de calor, algo poco recomendable para un lugar como la cocina, que ya de por sí es muy calurosa. En cambio, los tonos terrosos y marrones pueden ayudarte a disimular las manchas.