Elegir un extractor para la cocina
Tener un extractor de humos, también con el nombre de campana extractora, te permite cocinar sin que el humo se quede en el ambiente. Si quieres instalar uno en tu cocina toma nota de los siguientes consejos para su elección:

- Lo primero que tienes que hacer es informarte de los diversos tipos de extractores ya que en el mercado hay una gran variedad en función de su funcionamiento, tamaño o características. Infórmate también del lugar de colocación de todos ellos, tienes desde modelos que se colocan sobre la encimera a otros que van en la pared o en alacenas, ya sean superiores o inferiores.

- Muy importante también es fijarse en la forma de instalación ya que hay algunos que necesitan una tubería que los conecte al exterior, aunque la mayor parte de los modelos no la necesitan y absorben la grasa gracias a unos filtros que van colocados en la parte inferior y que convierten esta grasa en humo para expulsarla por la parte frontal.

- Hay extractores replegables que se despliegan sólo cuando quieres usarlos y el resto del tiempo están guardados en la pared. Sin duda la mejor opción si disponen de poco espacio o estéticamente no te gusta tenerlo fijo.

- El tamaño de la cocina o del lugar destinado para el extractor es también muy importante ya que te irá mejor uno u otro modelo. Si tu cocina es pequeña, lo mejor es colocar un extractor fijo de pared o uno inclinado, ya que son muy económicos y tienen muy buenas características.

El mantenimiento es muy sencillo, ya que lo único que hay que hacer es cambiar el filtro una vez al año para que el extractor esté en perfectas condiciones cinco años o más, aunque siempre hay que cambiarlo anualmente. Otra opción para alargar su vida es que en la cocina no haya corrientes de aire y sí una ventana al exterior para ayudar en la ventilación, así el humo también sale por ahí y evitas que se gaste demasiado.