¿En qué cosas merece la pena gastar un poco más?
Es bien cierto que corren tiempos de crisis y solemos aconsejar métodos de ahorro tanto en decoración como en reformas, pero hay ciertos artículos en los que jamás debes escatimar, ya que lo acabarás pagando a la larga. Si vas a poner calefacción te conviene que el suelo sea radiante, por ser mayor la superficie de radiación. La bomba de calor no interesa si la temperatura baja de 5ºC, así como la de gas compensa con una caldera de condensación, ya que ahorra un 25% de energía.

Ten en cuenta que las ventanas de PVC o aluminio con rotura de puente térmico y doble acristalamiento son las más estancas. Son un 20 ó 30% más caras, pero el ahorro de calefacción llega al 40%. Debes fijarte en el grosor de los cristales y sobre todo, en el de la cámara (4mm. Y 8mm. respectivamente, como mínimo). Pregunta si la cámara tiene gas aislante, así es como debe ser. En cuanto a su instalación, ponte en manos de buenos profesionales, pues si queda con alguna deficiencia el resultado habrá arruinado todo el proceso anterior.

En cuanto a la puerta de entrada, vale la pena que sea acorazada. Es más cara que la blindada, pero compensa. Debe ir reforzada con chapa o tubo de acero y llevar cerco de acero, bisagras soldadas y cierre con puntos laterales arriba y abajo. A la hora de comprar un armario, infórmate por la sujeción de la trasera, mejor que sea con escéntricas y que las bisagras sean metálicas (unas 3 ó 4 por puerta). Los estantes que tengan los cantos de PVC durarán más. Si estás pensando en una librería, la estructura debe ser maciza, para soportar el peso; la trasera tendrá al menos 1 cm. de grosor y estará atornillada, para que no se desprenda; las baldas, mejor macizas y con soportes metálicos.