Entornos acogedores junto a la chimenea
Ahora sí, ya no cabe ninguna duda, el invierno ha venido para quedarse, y parece que con fuerza, puesto que en pocos días hemos tenido ya agua, viento y frío, mucho frío. Además, el cambio horario hace que la noche llegue mucho antes, lo que aún da más sensación de invierno, y nos hace sentir más hogareños.

No todo el mundo dispone de chimenea en su hogar, pero es cierto que quien la tiene puede aprovechar para crear un ambiente de ensueño y así, poder disfrutarla no sólo en lo que a temperatura se refiere, sino como un espacio de reunión, de lectura, de disfrute en general, donde cada hecho rutinario se convierta en algo mágico, gracias a la belleza de las llamas y del chasquido de la madera, que es tan relajante.

Son muchas las imágenes que puedes rescatar en las que aparezca una chimenea, pero también es verdad que, en muchas de ellas puedes sentir, incluso, algo tan contradictorio como la frialdad. Por lo contrario, hay otras en las que te sientes como si fueran tuyas, como si alguien las hubiera decorado pensando en ti, porque las ves cercanas, confortables, cálidas…

En la fotografía que hoy te traigo, puedes ver cómo se ha creado un ambiente que yo consideraría perfecto, puesto que en un cuarto que no cuenta con unas grandes dimensiones, se ha creado un entorno completamente acogedor. Si te fijas, la chimenea es la protagonista absoluta de una estancia que se ha decorado para disfrutar de ella al cien por cien.

Su construcción en piedra tiene mucho qué ver en ese aire tan rústico y acogedor, pero el hecho de ser escoltada por 2 pequeñas librerías, sobre las cuales entra la luz natural, es una elección magnífica para colocar sendos sofás delante de ella, una pequeña mesa, y disfrutar de la lectura o de la compañía en los momentos más distendidos del día.