Errores a evitar al pintar la pared
La pared es la base decorativa de nuestros hogares, y es que su color, estilo y características condicionarán el resto de la decoración de la estancia.

Sin embargo, a la hora de pintarlas a veces no somos conscientes de que la falta de conocimiento nos puede hacer caer en algunos errores simples que para nada favorecerán el aspecto de nuestras estancias.

¿Quieres evitarlos antes de que sea demasiado tarde?¡Toma nota de lo que te contamos!

1. Protección: La falta de protección de otras superficies puede suponer que al acabar hayamos estropeado la mitad de nuestro mobiliario y complementos. Cubre todos los muebles con grandes plásticos trasparentes, tapa con cinta los perfiles de interruptores y enchufes, retira los elementos con más peligro de ensuciarse (alfombras, cortinas, etc.) y cubre también los marcos de puertas y ventanas.

2. Superficie: No preparar correctamente la base sobre la que se pinta puede provocar futuros problemas como el desconchamiento de la pintura. Por tanto, antes de ponerte con la tarea es necesario que las paredes estén limpias, que las imperfecciones hayan sido solucionadas y que a poder ser la pintura anterior haya sido eliminada (con lija, por ejemplo).

3. Material: Ser tacaños y reutilizar todo lo que teníamos puede ser bueno para la economía doméstica pero hará un flaco favor a tus paredes. Asegúrate de que las herramientas y la pintura estén en las mejores condiciones y utiliza cada utensilio para lo que es más favorable (pinceles, rodillos, etc.).

4. Cantidad de pintura: Ni tanto ni tan poco, como se suele decir. Si te excedes con la pintura en el rodillo se marcarán unas antiestéticas rayas en la pared, pero si te quedas corto es probable que dejes marca de cada pasada del rodillo.