Errores comunes de iluminación en el hogar
La iluminación artificial en el hogar es una de las cuestiones que deben ser mejor planificadas en el diseño del hogar, y es que tienen la capacidad de provocar sensaciones a las personas en función de los ambientes que crean.

Precisamente por eso hay que ir con mucho cuidado de no cometer errores que después pueden llegar a ser muy difíciles de modificar sin hacer obras. Sé previsor, infórmate de algunos de los más comunes y así aprenderás a evitarlos.

– Iluminación secundaria: A menudo pensamos que con una iluminación central en la habitación será suficiente, pero esto es un completo error teniendo en cuenta que en la mayoría de ellas las necesidades serán muy variadas y podremos necesitar desde la general hasta algunas fuentes de iluminación específicas zonas concretas (luz de lectura, sobre la encimera, sobre el espejo del baño, la mesa del comedor, etc.).

Errores comunes de iluminación en el hogar
– Ambientación: Debes tener claro qué estancias precisan luz blanca y cuáles requieren luces amarillas más tenues, pues equivocarte en este sentido puede estropear el resto de la decoración de tu casa. Generalmente se utilizan las más blancas para espacios donde se llevan a cabo tareas que precisan mucha luz como la cocina, el baño o el despacho y las amarillas para crear ambientes más acogedores e íntimos en el salón o el dormitorio, por ejemplo.

– Recibidor: No cometas el error de iluminarlo con demasiada intensidad, pues es un espacio muy pequeño y podría resultar demasiado cargante especialmente teniendo en cuenta que es la primera luz que recibimos al entrar a casa; una luz cálida nos hará sentir el calor del hogar.

– Niños: Cuando tengas pequeños en casa debes tener en cuenta que sus dormitorios tendrán otras necesidades como las suavísimas y tenues luces secundarias que podamos dejar para que no pasen miedo y que serán muy útiles también para los primeros meses del bebé.