Errores en la decoración de Navidad
Se acerca la Navidad y tú, además de pensar en los modelitos, en las comidas, en la larga lista de regalos de los niños y en tus buenos propósitos para el año que viene ya deberías estar pensando a estas alturas en la decoración de tu hogar para los días más mágicos del año.

¿Cada año utilizas la misma decoración? Pues presta atención a este artículo, porque es muy probable que todavía estés cometiendo algunos errores típicos que pueden hacerte traspasar la delgada línea entre lo elegante y lo familiar y lo chabacano.

1. Demasiados colores: No por más colores que incluyas en tu decoración navideña se va a ver más alegre o familiar, pues de hecho esto más bien supone un grave error que solo hará ganar vulgaridad a la decoración navideña de tu hogar. Escoge dos o tres tonos según este consejo: verde y rojo deben ir siempre de la mano (combinados con oro, plata o negro), pero otros tonos llamativos como violetas o azules resultarán más favorecedores en su combinación con colores brillantes como los dorados y los colores plata en versión mate.

Errores en la decoración de Navidad
2. Exceso de ornamentos: No te pases con la ornamentación, pues puede resultar cargante a nivel visual. Basta echar un vistazo a algunas de las imágenes que te hemos dejado para reconocer esta evidencia.

3. Decoración del árbol: Un árbol que recopile todos los ornamentos desde 1980 no es precisamente la mejor idea de decoración, pues es en realidad una combinación de todos los restos sueltos que han ido sobreviviendo con los años. Sin embargo, los típicos árboles en un solo color (todo plata, todo dorado, etc.) resultan demasiado fríos y poco familiares… La clave está en encontrar un término medio escogiendo un par de colores y utilizando la combinación con un número moderado de ornamentos más tirando a lo sencillo que a la abundancia.

Errores en la decoración de Navidad
4. Mesa rica en alimentos y pobre en decoración: Es un error muy tradicional que se comete a menudo en los hogares españoles, donde parece que los deliciosos platos navideños y la comida en abundancia es lo que más preocupa a los anfitriones. Sin embargo, el cómo presentas las cosas es casi tan importante como las cosas que ofreces en sí mismas, por lo que la decoración de los mismos platos y de la mesa en general debe estar muy bien pensada: escoge los colores, renueva el mantel, compra unas velitas, centros de mesa u otros detalles decorativos y verás cómo cambia la imagen de tu mesa.