Errores más habituales al decorar el salón
Te guste o no la decoración, probablemente conozcas muchas tendencias o detalles que están de moda a la hora de decorar cualquier espacio. Cuando nos ponemos en la tarea, muchas veces caemos en un montón de errores que, por muy bien que hagamos todo lo demás, echan por tierra la decoración y queda todo espantoso.

Hoy me gustaría hacer un repaso a los errores más habituales que solemos cometer al decorar el salón, probablemente porque no tenemos conocimiento de esos detalles que son tan importantes. ¡Toma nota!

¡Evita esto a toda costa!

– Fundas de nylon: por mucho que sean fantásticas para evitar que los muebles se manchen, como complemento decorativo son horribles. Si quieres fundas, opta por muebles que las tengan removibles para poder lavarlas y que realmente encajen con la pieza en cuestión.

Errores más habituales al decorar el salón
– Grandes pantallas: al igual que los altavoces o grandes sistemas de sonido, las pantallas de gran tamaño solo quedan bien en estancias que sean muy amplias. Elige equipos que sean acordes con el tamaño del salón, o de lo contrario se comerán todo el espacio y la sensación no será nada agradable.

– Animales disecados: por mucho que puedas ser un amante de la caza, o bien tu mascota ha fallecido y quieres que siga en tu hogar como parte de la decoración: NO. Este tipo de elementos causan sensaciones muy desagradables, una impresión muy negativa para cualquiera que visite tu hogar.

– Cortinas: no las compres de mala calidad, merece la pena gastarse más dinero y asegurarte de que son buenas, tanto de calidad como a nivel decorativo. De nada vale una decoración preciosa si luego la rematas con unas cortinas con tejidos pésimos que ni siquiera cumplen con su función de tapar la luz o impedir miradas ajenas desde el exterior.

– Poca iluminación: cualquier estancia de la casa debe tener una buena iluminación, y esto es mucho más importante en el caso del salón. Intenta sacarle el máximo partido a la iluminación natural, y coloca las lámparas que sean necesarias para que cualquier espacio del salón pueda tener luz si es necesario.