Espacios de almacenamiento invisibles
Aunque conseguir un hogar ordenado depende en primer lugar de tu capacidad para mantenerlo siempre limpio y recogido, lo cierto es que conseguir un buen entorno para el almacenamiento puede resultar de gran ayuda.

No obstante, a veces los muebles de almacenamiento cargan demasiado las estancias y crean un entorno abarrotado visualmente… Si quieres que esto no ocurra debes pensar alternativas que pasen desapercibidas a la vista.

Estas son algunas buenas ideas:

Espacios de almacenamiento invisibles
– Bajo la cama: Si hay un lugar en la habitación donde amontonar cosas sin ocupar más espacio de la cuenta ese es el hueco inferior de la cama. Hay varias maneras de utilizarlo, desde haciéndote con estructuras con cajoneras hasta camas con canapé o con sencillas cajas de ruedas en el caso de que tu dormitorio tenga la tradicional cama con patas.

– Tras el espejo: Los espejos con armarito trasero son una excelente opción para tener los elementos básicos del baño a mano sin llenar el entorno de productos ni utensilios que desordenan el espacio. Aunque en España no acostumbramos a verlos demasiado, estos muebles son todo un éxito en otros países.

Espacios de almacenamiento invisibles
– En la escalera: Además de la gran capacidad del hueco de la escalera para colocar unas estanterías, cajoneras o un armario a medida, el último peldaño de la escalera también puede transformarse en un cajón de lo más práctico capaz de pasar desapercibido a primera vista.

– En el techo: Si tu hogar tiene los techos altos colocar un altillo será la opción de almacenamiento más acertada, y es que solamente restará un tramo del espacio superior que habitualmente no utilizamos para transformarlo en un espacio de almacenamiento en el que nadie se fijará. Eso sí, ten en cuenta que el acceso a él será difícil y que por tanto deberás utilizarlo para guardar todas aquellas cosas que utilices menos habitualmente (cajas de libros y películas, prendas y ropa de cama de otra temporada, etc.).