Espejos integrados en muebles
Es habitual que los espejos vayan acompañando los muebles pero no que estén integrados en los mismos. El hecho que un mueble tenga integrado un espejo da un toque diferente a la estancia y además aporta luminosidad, glamour y espacio al lugar dónde esté ubicado. Este tipo de muebles se pueden colocar en todas las habitaciones o salas de uso múltiple ya que además de bonitos, acostumbran a ser funcionales. ¿Quieres conocer un poco más sobre estos muebles? ¡Sigue leyendo!

Existen gran variedad de diseños y formas que enriquecerán cualquier interior, pero también hay mucha diferencia de precios, puesto que existen aquellos muebles accesibles para todos los bolsillos y otras piezas más exclusivas que pueden tener precios desorbitados.

Pros y contras

Un aspecto positivo es sin duda que este tipo de mobiliario tiene garantizada una gran durabilidad gracias a la calidad del material y del acabado, puesto que es la base de bonitas piezas. El espejo integrado con el mueble hace que se le deba una conservación ideal.

Pero existe un aspecto negativo es que el material suele ser bastante costoso, porque para que dure necesitará cristales de primera calidad. Si el material no es bueno, en poco tiempo puedes encontrarte con patas en mal estado, bisagras rotas y otros desperfectos que hará que el mueble quede muy desvalorizado.

Espejos integrados en muebles

¿Precios asequibles?

Después de lo expuesto en los párrafos anteriores puede que pienses que este tipo de mueble está totalmente fuera de tu presupuesto puesto que se necesitan cristales de primera calidad, una buena estructura con buenos materiales, un estilo y un diseño muy costoso.

¿Estás seguro que está fuera de tu presupuesto? Porque seguro que podrás encontrar bonitas piezas y precios intermedios en tiendas de antigüedades o en páginas de Internet dónde existan webs dedicadas a la venta de este tipo de mobiliario.