Estilo rústico y elegante para el hogar
A la hora de ponernos manos a la obra con la decoración del hogar a menudo se nos platea la gran duda y la difícil decisión de cuál es el estilo por el que realmente queremos apostar en nuestro interiorismo… ¿Quieres la calidez de los estilos más rústicos? ¿Prefieres la modernidad de los contemporáneos? ¿Quizá la elegancia y dulzura de los vintage?

La respuesta es muy clara, y es que solo tienes que combinar lo mejor de cada uno de ellos para conseguir un estilo único que se mueva entre lo rústico y lo elegante. ¿Cómo? En Interiorismos te contamos las claves para conseguirlo.

Lo primero que debes considerar es que este espacio deberá basarse en los estilos más tradicionales pero sin caer en las ideas decorativas más obsoletas, y es que la modernidad también cabe en los estilos más rústicos.

Estilo rústico y elegante para el hogar
A partir de ahí te recomendamos plantearte qué elementos conseguirán crear esa atmósfera cálida, acogedora e íntima en el espacio: recubrimientos para paredes y suelos como son la madera o la piedra, muebles de líneas algo clásicas y robustas en madera (natural o pintada en blanco para un toque más vintage) o forja, una iluminación clara pero no demasiado blanca (algo tenue en dormitorios) y unos textiles que hagan sentir a cualquiera como si estuviera en su propia casa.

En cuanto a los colores, te recomendamos dar el predominio del espacio a los tonos blancos, cremas y otros claritos para propagar mejor la luz en el espacio y combinarlos con detalles en algunos otros tonos secundarios que no obstante no le resten el protagonismo.

En cuanto a la decoración, no temas en combinar el mobiliario y los ornamentos más propios de este estilo integrando detalles más refinados propios de otros estilos como el vintage o el shabby chic.

En galería de imágenes que te dejamos a continuación encontrarás algunos buenos ejemplos.