Feng Shui en el despacho
El Feng Shui tiene millones de seguidores en todo el mundo, ya que es una filosofía oriental muy beneficiosa a la hora de aplicar sus normas en lo que a decoración se refiere. Es válido para interiores y exteriores, y una vez que lo pruebas se te hace imposible mover una sola pieza de tu hogar sin pensar en qué dirá el Feng Shui sobre ello.

Aunque esta técnica no está a favor de poner despachos en casa, en muchas ocasiones no queda otro remedio, por lo que tiene también un par de consejos para hacerlo. Es muy recomendable seguir sus indicaciones, ya que sabrás cómo distribuir y organizar el espacio para lograr una mayor tranquilidad y eficacia en el trabajo.

Tranquilidad y concentración

Exitosa en casi cualquier rincón de este planeta, el Feng Shui te recomienda buscar el lugar ideal para ubicar el despacho, tanto si será en una estancia propia como si tienes que ponerlo en una compartida. Tiene que ser un lugar que te permita trabajar bien y sin muchas distracciones.

Feng Shui en el despacho
En base a eso, si sueles realizar muchas llamadas telefónicas, ubica el despacho lejos de la zona de relax y reunión familiar, así evitarás molestar con ellas a las demás personas mientras descansan o ven la tele.
También hay que evitar la zona de reunión aunque tu trabajo sea muy tranquilo, ya que en ese caso necesitarás estar alejado para poder concentrarte y, muy especialmente, no distraerte y que tu rendimiento vaya en picado.

Detalles importantes

El Feng Shui te recomienda colorar objetos y símbolos que te recuerden que ese espacio es de trabajo, como por ejemplo pizarras, cuadros o algún elemento con el logo de la empresa. Esto es principalmente para darle un ambiente más laboral aún estando en casa. Otra premisa, de obligado cumplimiento, es que todo esté en orden, tengas muchas o pocas cosas, pero bien organizadas para que haya armonía y equilibrio.

Feng Shui en el despacho
Los colores a tuilizar son también un factor muy importante que debes tener en cuenta, ya que deberás utilizar el que más cosas te aporte en función de tus necesidades. El amarillo es el perfecto para aumentar la concentración, mientras que el naranja te aporta energía y mejora la comunicación. Si buscas calma, tu mejor opción es el verde claro, mientras que el blanco es ideal para espacios con poca luz ya que la potencia.

Por último, dos recomendaciones. La primera, que deberías poner alguna plana, así eliminarás las energías negativas que pueda tener el ambiente. La segunda, una pecera o algún elemento que contenga agua, ya que así todo fluirá mucho mejor.