Formas de colgar los cuadros con estiloCada hogar es un mundo y cada estancia en ella una pequeña estrella a la que debemos saber sacar partido en función de sus características y particularidades. Por ello, elegir el número de cuadros y la manera en que los colgaremos en la pared es muy importante. Ya te dimos algunos consejos acerca de esto, y hoy te contamos cómo destacarlos en función del efecto que quieras crear en la habitación.

Si quieres dar gran protagonismo a cada uno de tus cuadros debes conseguir que tu pared se asemeje a una galería de arte, en la que deberás dejar un amplio espacio entre ellos para que todo el que pase por allí se detenga a mirarlo, prestándole toda su atención sin que la observación sea interrumpida por otra obra. Puedes calcular un par de pasos largos entre unos y otros, siempre adaptándote al espacio del que dispongas.

Para concentrar la atención en un punto de la habitación deberás hacer todo lo contrario, es decir, agrupar los cuadros en un espacio bastante reducido de la pared, ya sea en espacios grandes o pequeños. Esta técnica a modo de collage es una de las últimas tendencias en el diseño de interiores, aunque será auténtica en cualquier estilo decorativo.

Si quieres una sensación armónica y dejar constancia del espacio de las estancias alargadas como pasillos o escaleras, lo mejor es colocar cuadros horizontales en línea recta (de otra forma podría dar sensación de desorden).

Otra buena idea es remarcar las pequeñas columnas que sobresalgan de la pared evitando que se conviertan en un defecto de la habitación y aprovechando su gran potencial decorativo. Para ello tienes dos opciones: colgar un cuadro alargado en vertical o bien colocar varias piezas cuadradas (unos 3 o 4, aunque dependerá de tu propio gusto) en tamaños de aproximadamente 30 x 30 o 40 x 40, dejando varios centímetros como mínimo a los lados de la pared y entre los cuadros.