Formas de incluir color en la decoración de tu hogar
Si a un hogar le falta el color, es indudable que le faltará la esencia, la vitalidad y la alegría, cosas indispensables que toda vivienda tiene que tener para que las personas puedan llevar una vida lo más confortable posible gracias a la decoración, a la limpieza, al orden, a los sistemas de almacenaje, pero sobre todo, gracias al color.

No tienes que temer al color, introducirlo de forma adecuada siempre proporcionará beneficios a cualquier estancia. Existen muchos colores en nuestro arco iris como para desperdiciarlos, así que elige el color que más te guste, el que quieras incorporar a tu hogar, y sigue leyendo, porque a continuación descubrirás algunas formas de incluir color en la decoración de tu hogar y darle chispa a cada rincón de tu casa.

Con el sofá

El sofá y los sillones pueden ser los protagonistas en la decoración y el color de tu salón. Si tienes un salón con colores sobrios, neutros o que no tienen mucha vitalidad en su conjunto ¡no te preocupes! Incluye un sofá con un color llamativo, estridente y sobre todo, que te guste mirarlo y te sientas cómodo en él cada vez que quieras utilizarlo. ¡No te arrepentirás!

Con papel pintado

Es posible que ya tengas tus paredes pintadas y que aunque te guste el color quieras añadir un toque más llamativo o con mayor personalidad a tu estancia. Una forma fácil y barata de hacerlo es incluyendo en una de tus paredes papel pintado con motivos que te resulten atractivos, y por supuesto con mucho colorido.

Formas de incluir color en la decoración de tu hogar

Cuadros de color

Otra opción para añadir energía a tus estancias es con los cuadros de color. Por ejemplo, si tienes una pared en color rosa pastel y crees que es demasiado suave, puedes crear una composición de cuadros que tengan como color principal un rosa fuerte, de esta manera estarás creando un bonito contraste en tus paredes que además hará que tu estancia cobre más energía.

Pared de acento

Otra idea para añadir color a una estancia es a través de una pared de acento. Puedes tener las paredes todas pintadas de un color suave y después pensar un color de acento que te guste más y que aporte gran vitalidad a tu estancia. Las paredes de acento normalmente van pintadas en lugares estratégicos, como por ejemplo en la pared de detrás del cabecero de la cama en el dormitorio, o en la pared de detrás del televisor en el salón.