Ganar metros en la cocina
La cocina es el lugar de trabajo por excelencia en el hogar, por lo que además de visualmente agradable el espacio debe ser un lugar cómodo en el que predominen la amplitud y la luminosidad.

Para conseguirlo deberás ir paso a paso pensando todos y cada uno de los elementos de la cocina, por lo que es una buenísima idea comenzar haciendo una lista de lo que quieres y adaptarlo previamente en un croquis hecho por ti misma.

Para empezar debes pensar en la distribución de los elementos en el espacio, pues es la base para planificar que la habitación quede suficientemente amplia y despejada. Según dicen los expertos, lo mejor es distribuir las tres zonas de trabajo (aguas, cocción y despensa) en forma de ‘V’ de modo que las tres sean fácilmente accesibles de un espacio a otro; cuando esto no es posible en las cocinas alargadas, los fogones deben quedar al centro.

Es preciso que pienses en tener suficiente espacio para poder abrir y cerrar los muebles con facilidad: Deja unos 100 cm frente a cajones y armarios, unos 40 cm alrededor de los fuegos y unos 60 cerca del fregadero con el fin de favorecer la movilidad no solo de la persona sino también de los alimentos.

Aprovecha al máximo cada uno de los muebles de la cocina: Pon varias baldas en el interior de cada armario, saca todo el partido posible a las cajoneras y mantén el orden en cada uno de los rincones, pues la organización es la mejor manera de dar cabida a más cosas además de tener siempre todo a mano.

A los módulos para los platos también puedes añadir prácticas barras de accesorios para la pared de la zona principal de trabajo, lo que ayudará a despejar la encimera y también tus armarios.