Guardar los muebles de jardín en invierno
El verano comienza a llegar a su fin y con la entrada de la nueva estación ya comenzamos a pensar en las decoraciones más otoñales, en los colores marrones y grises y en una decoración que devuelve el protagonismo a los espacios interiores en detrimento de los exteriores.

Así que parece que ha llegado el momento de volver a empaquetar todas las piezas y los muebles de tu jardín para devolverlos al trastero… Pero, ¿cuál es la mejor forma de hacerlo?

Comienza a hacer hueco de nuevo en tu altillo, en el garaje o en cualquiera que sea el espacio de almacenamiento donde has pensado guardarlos. Una vez tengas esto listo limpia los muebles y cúbrelos con fundas de plástico sujetas por cinta adhesiva para que no queden cubiertos de polvo.

A propósito de lo anteriormente mencionado es importante que limpies los muebles antes de volver a esconderlos hasta el próximo año, pues de este modo cuando queramos recuperarlos no tendrán la suciedad y el polvo acumulado de años anteriores.

En caso de que no poseas ningún espacio de almacenamiento suficiente para guardar todos los elementos del jardín también puedes mantenerlos en el exterior, eso sí, cubriéndolos con algunos plásticos resistentes completamente sellados por cinta adhesiva que evitará que cualquier agente atmosférico pueda perjudicarles (lluvia, nieve, etc.). Puedes hacerlo con cualquier tipo de material, desde el plástico hasta el mimbre o la madera, por ejemplo.

Por último si dispones de una pérgola, un porche o una estructura cubierta similar nuestro consejo es que en vez de guardar los muebles y olvidarlos hasta el próximo año los mantengas como si de una estancia más del hogar se tratase. Si sabes cómo solucionar la cuestión del frío invernal cubriendo el espacio con unas fundas o paredes de plástico y con el uso de algunas estufas, tu espacio exterior será tan útil en cualquier época del año sin necesidad de esperar al verano.