Una habitación en el altillo
Los altillos son uno de los grandes aliados del almacenamiento en muchos hogares, esos grandes armarios que cubren la zona superior de los apartamentos y casas con los techos más altos.

Sin embargo, si tienes la suerte de contar con un techo de esta altura quizá debas proponerte una nueva opción mucho más decorativa y funcional: Crear una habitación en el altillo.

De acuerdo, seguramente no sea suficiente con el tamaño del que dispone el altillo… Lo cierto es que, para llevar a cabo esta idea, muy posiblemente tengas que acortar la distancia entre el suelo de la estancia y el techo para conseguir más espacio para la habitación superior.

Una habitación en el altillo
No es necesario que crees específicamente un dormitorio, pues también puedes utilizar el espacio para colocar una salita de estar, un pequeño despacho o estudio y hasta tu pequeño rincón de lectura.

Una habitación en el altillo
Estos rincones deben ser decorados con muchísimo mimo y cariño, pues en realidad son un capricho del hogar y no una mera necesidad. En este sentido, piensa muy bien en los recubrimientos y la pintura con los que vestirlo, escoge unas escaleras de acceso tan decorativas como cómodas para subir y procura hacer del espacio un lugar de lo más acogedor gracias a la decoración.

Los dormitorios son una de las opciones por las que la mayoría se decantan en el altillo, y es que es la perfecta manera de dar a la estancia un carácter íntimo y reservado algo aislado del resto del hogar. En este sentido, merece la pena disfrutar de un espacio diáfano no demasiado abarrotado por muebles u ornamentos innecesarios: Una cama, mesitas y un armario tendrían que ser suficiente, aunque si resulta necesario puedes añadir también un escritorio junto a la zona más iluminada.

Recuerda que los muebles de la estancia deben ser bajitos, no sólo por el hecho de que posiblemente no nos cupieran unos demasiado altos sino también porque de este modo la habitación se verá más amplia y no tan claustrofóbica… Ya sabes, ¡a espacios pequeños grandes soluciones!