Habitación infantil en tonos crema
La llegada de un bebé siempre es motivo de alegría, y una de las primeras cosas que estás deseando saber (además de si viene sano, por supuesto) es cuál será su sexo, y de ese modo empezar con los típicos preparativos para decorar su habitación: si es niño, en azul; si es niña, en rosa.

Estos colores son los más habituales para el recién nacido, tanto en su cuarto como en su vestuario y complementos, pero la verdad es que existen otras propuestas tan bonitas como la que hoy te traigo, que consiste en decorar la habitación infantil en tonos crema, una opción que, además, es unisex, por lo que no tendrás ningún problema si tu bebé “no se deja ver” hasta el último momento.

Los colores claros siempre aportan luminosidad y sensación de amplitud y limpieza en una estancia, y esos conceptos son fundamentales en toda la vivienda, especialmente en el cuarto de un recién nacido, además, ayudan a percibir la sensación de confort y relax que tanto tú como tu bebé necesitáis en estos primeros meses.
Habitación infantil en tonos crema
A nivel estético y decorativo, las tonalidades beige, blanco roto, crema, etc., son muy bonitas y gozan de un gran número de posibilidades a la hora de decorar con artículos de otros colores, aunque si te gusta un cuarto más monocromático, puedes quitar esa sensación de seriedad con decorando las paredes con divertidos dibujos infantiles que le aportarán a la estancia mucho encanto.

A la hora de comprar la habitación de un recién nacido, es muy importante valorar las posibilidades que esos muebles podrán ofrecerte en el futuro, y así evitar la necesidad de tener que hacerte con otro mobiliario en un corto período de tiempo. Lo ideal es optar por diseños que puedan adaptarse fácilmente a cada etapa del crecimiento, como cambiadores que te servirán de cómoda, o piezas con pequeños detalles infantiles que podrás eliminar posteriormente con una mano de pintura.