Habitación infantil práctica y minimalista
A la hora de decorar un dormitorio infantil nos podemos encontrar una gran variedad de propuestas y estilos. Es un sector de la decoración de interiores que crece de manera constante y nunca deja de ofrecer nuevas ideas que acaban por satisfacer las necesidades de todos los públicos. Materiales, formas y colorido dan lugar a creaciones de lo más variado, y todas ellas ofrecen la máxima seguridad y funcionalidad, además de una bonita estética.

Hoy veremos las 3 piezas fundamentales que componen la habitación infantil práctica y minimalista que puedes ver en las imágenes. Un mobiliario básico, de líneas simples y que está ideado para aprovecharlo al máximo en el tiempo. Un armario, un cambiador y una cuna que podrás ir modificando a medida que crece tu bebé, para así sacarle partido durante los primeros años de su vida. Este detalle es importante, ya que a veces adquirimos objetos de uso muy reducido.

Habitación infantil práctica y minimalista
En este caso, la cuna es una pieza en la que tu hijo podrá dormir con total comodidad no solo durante el tiempo que sea un bebé, ya que está diseñada de manera que puedas convertirla de un modo fácil y seguro en una camita de 120 x 60 cm, y así la aprovecharás más tiempo de lo que te ofrece un modelo convencional. Este diseño pertenece al concepto de muebles con una segunda oportunidad y que cada vez tiene más adeptos por todas las ventajosas características que reúne.

Del mismo modo, también podrás aprovechar el cambiador, ya que podrás darle la vuelta a la zona superior destinada a colocar al bebé para mudarlo, quedando una superficie lisa que dará como resultado una cómoda. Por su parte, el armario tiene 2 estantes a los que se les puede regular la altura, de modo que cuando empieces a colgar ropa más larga en la barra, puedas proporcionarle más espacio. Todos estos muebles se montan sin herramientas, a base de un sistema de piezas que encajan en diferentes ranuras.