Habitación juvenil con muebles clásicos
Decorar una habitación juvenil no tiene por qué ser sinónimo de vanguardismo necesariamente. Hay otras opciones un tanto regresivas que vuelven con fuerza y apuestan por crear espacios modernos recurriendo a muebles de corte clásico. Se recuperan piezas de formas antiguas y con labrados y tratados en sus maderas que te transportan a épocas pasadas y se combinan a la perfección con detalles más actuales.

El dormitorio que hoy te muestro conforma un espacio con encanto, amplitud, luminosidad y gran funcionalidad. La cama recupera el estilo tradicional en pies y cabecera. Una forma angulosa y sencilla que se estaba utilizando poco y que ahora volveremos a verla. La mesilla de noche tiene los trazos básicos de los primeros diseños de antaño. Líneas cúbicas muy clásicas y doble cajón, por lo que se convierte en una pieza práctica y muy estética.

El armario recupera por completo la elegante presencia que tuvo en décadas pasadas y que se le fue robando por la incursión de modernos empotrados. Este modelo representa el 4 puertas más utilizado y se ve reforzado por una línea de estrechos cajones en la parte inferior. La pieza estrella de esta habitación juvenil con muebles clásicos es el diseño de formas tan diversas sobre el que nace el escritorio. Una pieza de gran belleza y valor que combina puertas de vitrina, estantes y cajones. Un mueble pocas veces destinado a los dormitorios y que convive en perfecta armonía con el resto de piezas.

Para conseguir que unos muebles clásicos rompan la esencia rancia y puedan conformar un espacio adecuado para los más jóvenes se han tenido en cuenta un par de variantes. Por un lado, la madera ha sido laboriosamente tratada para simular un blanco envejecido y brisa azulada. Por su parte, las paredes se muestran lisas en todo el zócalo alto y presentan vetas en la parte superior.