Habitación juvenil romántica y femenina
Decorar la habitación de un adolescente tiene muchísimas posibilidades, ya que en función de su carácter se puede crear un entorno que genere un perfil de su propia personalidad. Multitud de diseños están orientados a satisfacer el gusto de grandes y pequeños para poder ofrecer el mobiliario que mejor va con cada uno de ellos. En el caso de hoy hablaremos de una habitación juvenil romántica y femenina.

A pesar de que cada vez (por fortuna) estamos más alejados del típico y sexista concepto de “niñas/rosa y niños/azul, es bien cierto que hay multitud de jovencitas que se sienten profundamente atraídas por los tonos pastel y los artículos que confieren una gran femineidad. A ese público va orientado el post de hoy, ya que tanto el mobiliario como los objetos decorativos tienen un toque muy romántico y femenino, a la vez que juvenil y apartado de la idea de “princesas”.

Como puedes observar en la fotografía, la protagonista absoluta en la que se centra la decoración de este dormitorio es la cama. Un sofá-nido nada convencional cuyo diseño está realizado al más puro estilo victoriano y dota a toda la estancia de una gran elegancia. El aspecto de la madera envejecida, unido a las cenefas en relieve y las formas sinuosas del acabado le dan una presencia inequívocamente romántica. Esta cama tan especial necesita ser ubicada en un entorno igualmente elegante para lucir en todo su esplendor.

Las paredes de madera, los tapices de las butacas y los auxiliares de corte antiguo son la mejor compañía que puede lograr ese objetivo. Muy importante también la elección de las lámparas, un elemento fundamental para mantener todo el conjunto. Del mismo modo, el colorido debe mantenerse en la gama de los tonos neutros y destacar alguna pieza concreta siempre con suaves pinceladas dentro de los pastel, para evitar un ambiente extremadamente recargado.