Habitación rosa para una adolescente
De toda la vida el rosa es un color que se ha asociado a las niñas y que a la mayoría de las chicas nos sigue encantando, es un color muy vital, y también muy favorecedor cuando lo llevamos en nuestra ropa, complementos y/o maquillaje, del mismo modo, también resulta muy estético para adoptarlo como color predominante en la habitación de una adolescente.

Aunque, en principio, las gamas más neutras y bajas de los tonos rosados son elegidas en muchas ocasiones para decorar la habitación de la bebé, el rosa es un color que podrás seguir utilizando en la adolescencia, ya que combinar los fucsias con rosas chicle y añadir tonos liláceos es una opción muy atractiva para el cuarto de cualquier jovencita.

Como puedes ver en la imagen que hoy te traigo, el resultado es divino, y puede otorgarle a tu hija un espacio muy personal e íntimo, donde echar rienda suelta a sus planes de futuro con el “chico de sus sueños”, ya que estos colores representan, por lo general, al amor y, por tanto, aportan al ambiente todo el optimismo e ilusión que a esa tierna edad se siente.

Ese primer amor se nota en cada rincón, puesto que los corazones se dejan ver de igual modo en las paredes, el cabezal, los tiradores de los cajones, etc., pero de un modo muy fino, elegante y bien sincronizado, algo que hay que tener en cuenta para que no resulte tosco ni recargado.

Esta habitación que puede resultar un sueño para cualquier jovencita, también es ideal para su tránsito a una edad más adulta, ya que todos los elementos que la hacen tan singular son fácilmente cambiables por otros más comunes, y todo ello sin la necesidad de comprar un dormitorio nuevo, algo que, sin duda alguna, es una ventaja.