Hacer un altillo para ganar espacio
Para aprovechar el espacio en el interior de las viviendas hay soluciones que no sólo son prácticas, sino que resultan encantadoras a nivel estético, como es el caso de los altillos, que son curiosos, acogedores y pueden resultar hasta divertidos dependiendo de cómo los decores, ya que se prestan a adquirir el ambiente que desees, ya sea romántico, relajante, o cualquier otro estilo con el que te identifiques, claro que todo dependerá de la función para la que lo hayas creado: ocio o necesidad.

Si la casa es pequeña, se suelen utilizar altillos para ubicar el dormitorio, ya que el uso de dos niveles de altura tan diferenciados, permite diferenciar claramente ambas zonas y ambientes. Lo que es fundamental es que el altillo sea sólido y estable, para ello debe estar construido con materiales de primera calidad, bien sean madera, metal, cemento o, incluso, acristalado. Es importantísimo que la seguridad y estabilidad estén perfectamente garantizadas.

Por ello te recomiendo que, dentro de los distintos presupuestos que puedan ofrecerte las empresas especializadas, te informes bien de los motivos que pueden hacer que varíen tanto de unos a otros, ya que esa diferencia no podrá ir nunca marcada por la calidad de los materiales que conforman su construcción. Otra cosa ya es la mano de obra, desplazamientos, e incluso, el diseño de los altillos que cada uno pueda proponerte, ya que dispones de diferentes modelos, en los que la escalera puede ir diseñada en diversas formas y ángulos de pendiente.

En otros casos, si le quieres sacar más partido, puedes aprovechar la pared y hacer estantes de pladur para colocar todo lo que necesites. En otros casos, como en el de la fotografía, en esta casa de diseño se ha creado la doble altura aprovechando lo alto de los techos, de este modo, podrás disfrutar de estancias soleadas durante más horas al día.