Ideas para organizar el baño con cestas de mimbre
Las cestas de mimbre son ideales para tener en casa, ya que son muy funcionales y también decorativas. Como solución de almacenaje son fantásticas para el cuarto de baño, un clásico que parece que nunca va a pasar de moda y que sin duda le dará un toque muy especial a cualquier ambiente, especialmente en esta estancia.

Hoy me gustaría darte unas cuantas ideas para que utilices cestas de mimbre para organizar el cuarto de baño, verás que todas son ideales y encajarán perfectamente. ¡Toma nota!

Decorar con cestas de mimbre

De aspecto natural y delicado, las cestas de mimbre son accesorios muy habituales en el baño, independientemente del estilo decorativo ya que encajan con todos. Si quieres darle un estilo muy personal y natural al tuyo, no cabe duda de que serán una gran opción. Además, al ser de mimbre quedan mucho más bonitas que las que son de plástico o tela, por ejemplo.

Algunas ideas

Ideas para organizar el baño con cestas de mimbre

Cestas colgadas

Una idea muy interesante es colgar las cestas de mimbre en la pared, así aprovecharás mucho mejor cada espacio. Además, te permitirá tener una zona extra de almacenaje, que los baños suelen ser pequeños y viene muy bien ganar algo, aunque sea por alto. Utilízalas para colocar en su interior papel higiénico, toallas, productos de higiene, etc.

Con separadores

Las cestas de mimbre tienen tanto éxito que hay multitud de diseños, y uno muy interesante es alargada y con separadores, es muy útil para colocar sobre el lavabo y poner ahí los productos y accesorios que más utilizas. Te vendrá muy bien para el dispensador de jabón, toallas de mano, colonias, etc.

Escalera

Elige cestas en diversos tamaños para formar una escalera con ellas y así decorar de forma original y, además, ganar todo ese espacio para almacenaje. Con esto lo tendrás todo muy bien organizado, imprescindible especialmente si no es un baño amplio.

Tal es el éxito de estas cestas de mimbre que muchos muebles las traen ya integradas, lo que sin duda resulta mucho más cómodo. Sea como sea, elige la tuya y disfrutarás de un ambiente mucho más natural, acogedor y organizado en tu cuarto de baño. ¡Te lo aseguro!