Ideas para decorar la mesa en San Valentín
Una de las cosas que la mayoría de los enamorados suelen hacer por San Valentín es organizar una cena romántica. Y, aunque salir a cenar fuera puede estar muy bien, planear una cena en casa para dos puede convertirse en algo muy especial.

Pero, para que todo salga perfecto, hay que cuidar hasta el más mínimo detalle. Más allá de las velas, podemos decorar la mesa de forma especial para aportar glamour y un toque de romanticismo, que es, sin duda, el ingrediente esencial en una noche como ésta. Es verdad que todos estamos de acuerdo en que el amor hay que demostrarlo día a día, y en que es una llama que hay que mantener siempre viva, pero… ¿por qué no demostrar nuestro afecto a la persona amada de una forma un poco más especial? Aquí os dejamos algunas ideas que os pueden ayudar a conseguir la mesa más romántica que os podáis imaginar.

El color, bien utilizado

Ideas para decorar la mesa en San Valentín
Aunque en la mayoría de las ocasiones el color que triunfa en una mesa decorada para San Valentín es el rojo, no siempre tenemos que seguir a rajatabla las directrices establecidas, por lo que os animo a que elijáis el color que más os guste. A la hora de poner el mantel, yo optaría por un modelo liso, sobre el que destacará mejor cualquier recurso decorativo.

Aunque lo mejor es utilizar platos blancos, infalibles, también podéis poner una vajilla de color, cuidando, eso sí, que combine con el mantel, las servilletas y el resto de complementos. Una decoración en rojo, blanco y negro puede ser un acierto total. Fijaos en las imágenes.

Flores y velas, un clásico

Ideas para decorar la mesa en San Valentín
Las flores son un elemento que no pueden faltar, pero escogedlas con precaución. Es preferible un pequeño centro que sume un detalle sin abarrotar la mesa. En cuanto a los colores, el blanco es un acierto seguro.

Una mesa romántica sin velas no es tal, por tanto, que no falten. Y en este capítulo tenéis varias posibilidades a elegir: poner velas pequeñas en el centro de la mesa, o elegir un centro que las incorpore. Podéis colocar algunas velas más en el comedor para darle un aire romántico a toda la estancia. O decorar el espacio con guirnaldas originales como la de la fotografía. Lo romántico no está reñido con lo divertido.