Ideas para decorar un dormitorio infantil abuhardillado
Hubo un tiempo en el que las buhardillas parecían presentar alguna complicación a la hora de acertar con su decoración, de hecho en numerosos hogares se utilizaron durante años únicamente como una estancia para el almacenaje, dándole el uso típico de un trastero. Parecía que aquel techo con bajada en diagonal impedía distribuir correctamente el mobiliario, algo que se ha demostrado que no tiene por qué ser necesariamente así.

Los primeros en hacerse con este espacio fueron los jóvenes de la casa, que veían en una buhardilla el lugar ideal para tirarse a escuchar música, leer y reunirse con los amigos, como si se tratara de su propia salita de estar. Poco después fueron también los adultos los que dedicaron atención especial a este sitio, y lo convirtieron en un lugar de retiro genial para una lectura tranquila, una costura con buena vista o demás hobbies personales.

Ideas para decorar un dormitorio infantil abuhardillado
En la actualidad, los espacios con estas características ya se habitan como una parte más de la vivienda, siendo destinos incluso a los más pequeños de la casa. Hoy veremos algunas ideas para decorar un dormitorio infantil abuhardillado, pudiendo pertenecer a un bebé, a un niño más crecidito, o también a dos hermanos, convirtiéndolo en un cuarto compartido. En cualquiera de estos casos observamos que la cama va situada junto a la pared más baja, la que queda justo bajo la diagonal del tejado.

Ideas para decorar un dormitorio infantil abuhardillado
A partir de ahí, la decoración se puede establecer casi del modo convencional, ya que el espacio que queda disponible es de mayor uso gracias a la altura que va tomando. Una opción muy buena es la de colocar una cama nido de cuyo cabecero nazca directamente el escritorio, ya que aprovechará al máximo el resto de habitación. Este tipo de muebles sirven a su vez de mesilla de noche y de lugar de almacenaje, ya que la parte baja se aprovecha por completo.