Ideas para decorar una oficina
Si trabajas es una oficina es importante que atiendas a su decoración, no solo por estética, sino para aumentar la productividad y la eficiencia. Además, un poco de decoración en nuestro ambiente de trabajo puede ser positivo para trabajar más a gusto y reducir el nivel de estrés.

Si trabajas en una oficina y quieres que el lugar dónde pasas la mayor parte del día sea un poquito más cálido para poder trabajar mejor, a continuación te damos unas cuantas ideas que, además, te serán útiles para aumentar la eficiencia.

En primer lugar, te recomendamos que tengas las paredes de colores claros, preferentemente en tono pastel. Con ello se consigue una mejor iluminación del ambiente, un espacio más grato y el descanso que requiere la vista.

En cuanto a los muebles, es preferible que sean frescos. Te recomendamos madera ligera, cristal, acero o aluminio. Un buró antiguo puede ser una buena idea para enriquecer el amiente gracias a su madera noble y a su personal diseño, aunque esto solo sería recomendable para despachos con un toque clásico. Intenta colocar alguna planta para dar un poco de vida al ambiente.

Lo realmente importante es establecer una relación armónica entre todos los elementos que nos rodean. De esta manera, aumentarás tus posibilidades de tener éxito en el trabajo.

Si tienes suerte, tendrás ventanas en tu despacho. Si es así, intenta que no estén delante del escritorio para que no te distraiga la atención. Este consejo es importante sobre todo si tienes una pantalla, ya que puede perjudicar tu visibilidad, exigiéndole más esfuerzo a tus ojos.

Para hacer de tu trabajo una segunda casa, puedes colocar en tu mesa de oficina imágenes enmarcadas de la familia, abalorios pequeños y estatuas. Si colocas objetos que tengas por casa te sentirás más cerca de tu hogar.