Ideas para organizar la cocina
La cocina es una de las estancias más importantes del hogar. En ella no solo se preparan y cocinan los alimentos que consumimos día a día, sino que se ha convertido en un espacio donde pasamos una gran parte de nuestra vida: en ella desayunamos, comemos, cenamos, charlamos con la familia y amigos e, incluso, trabajamos.

Desafortunadamente, no todos tenemos la suerte de contar con una cocina gigante con espacio suficiente para todo. Por eso, es importante que mantengamos el espacio organizado y ordenado. Para que logres conseguirlo a continuación vamos a darte algunas ideas.

En la nevera

Tanto en el frigorífico como en el congelador es necesario contar con organizadores. Estos no solo te permitirán mantenerlo todo en orden y ahorrar espacio, sino que gracias a ellos te será más fácil tenerlo todo controlado y conservarlo mejor. Lo mejor es optar por los de plástico resistente a los golpes.

Ideas para organizar la cocina

En los armarios y cajones

Por supuesto, los organizadores también son muy útiles para los armarios y los cajones. Además, son muy recomendables las rejillas que se cuelgan de las estanterías para colocar las especies u otros elementos y los colgadores para las puertas de los armarios, que nos permiten aprovechar espacio que muchas veces no aprovechamos. En ellos puedes colgar desde delantales, hasta manteles y servilletas.

Vajillas, cubertería y cristalería

Por otro lado, te recomendamos que guardes en la cocina solo aquellos patos, vasos, copas y cubiertos que utilices a diario. Los que solo uses de vez en cuando (Navidad, cumpleaños y otras ocasiones especiales), es mejor colocarlos en otros lugares, como en los aparadores.

Ideas para organizar la cocina

Cómo ordenar

Lo ideal es organizar los artículos de cocina por categoría y guardarlos todos juntos (los vasos con los vasos, los manteles con los manteles y servilletas…). En cuanto a las ollas, sartenes y demás utensilios para cocinar, lo mejor es que estén cerca de los fogones. Y si aún te quedan cosas sueltas, puedes optar por colocarlas en canastas o cestas que, además, pueden quedar muy bien en la cocina.