Ideas para personalizar la oficina
Sea cual sea tu espacio de trabajo, lo más importante es que te sientas a gusto en él. Esto es más importante aún cuando trabajas sentado todo el día delante de una pantalla de ordenador y estás toda tu jornada laboral rodeado del mismo entorno. Por eso, tengas o no tengas tu oficina en casa, es esencial que te sientas identificado con ella, haciendo que el espacio sea tuyo. Aunque no lo creas, de esta manera conseguirás trabajar mejor y ser mucho más creativo.

Una buena idea es rodearte de objetos con los que te sientas identificado o algunas de tus pertenencias favoritas. También algunas ilustraciones que tengan que ver con tu trabajo pueden ayudarte con la concentración. No hace falta que sean imágenes serias, sino que es más recomendable que incluyan mensajes divertidos, citas originales, paisajes, tus lugares favoritos, dibujos coloridos… Podrás encontrar una gran cantidad de posters en internet.

Por supuesto, fotografías de tus seres queridos, postales de tus últimas vacaciones u otros objetos que te recuerden momentos especiales, como las entradas del último concierto al que fuiste, también te ayudarán a estar mucho más a gusto en el trabajo y podrás desconectar en algún momento pensando en ellos.

Ideas para personalizar la oficina
El siguiente paso es personalizar tu mesa. Puedes llenarla de color, flores, muñecos… Lo importante es que sientas este espacio como tuyo. Las tazas, pines, dibujos de tus hijos y otros objetos que puedes considerar fetiches, te transmitirán una sensación de buen rollo, algo imprescindible en el trabajo.

Para estar mucho más cómodo si cabe, coloca un almohadón en tu silla. Si escoges un diseño divertido y llamativo te sentirás mucho más positivo. Por último, puedes acabar de personalizar tu oficina colocando una lámpara con estilo, aunque ya haya luz de techo suficiente.