Ideas para un salón elegante, moderno y confortable
Hay quien piensa que la elegancia en la decoración de interiores va directamente unida a un estilo decorativo totalmente clásico y hasta obsoleto. Esta idea es totalmente errónea, ya que existen numerosas propuestas muy actuales, dirigidas al público más vanguardista, y todas ellas combinan elegancia y modernidad. En el caso concreto de hoy veremos algunas ideas para conseguir un salón elegante, moderno y confortable.

En primer lugar, hay que destacar la importancia del colorido. Cualquier estancia se ve mucho más elegante si se ha decorado en tonos neutros como blancos, grises y beige, incluso con matices de algún verde como el safari, los caqui, etc. Todas estas tonalidades permiten ser combinadas perfectamente entre sí y jamás darán un aspecto recargado a ningún ambiente, todo lo contrario, te ayudarán a proyectar más luz y sensación de amplitud. Del mismo modo, son colores que nunca pasarán de moda.

Ideas para un salón elegante, moderno y confortable
En base a esta idea cromática, dispones de un sinfín de mobiliario y accesorios pertenecientes a distintos estilos, donde podrás encontrar piezas creadas con las líneas minimalistas que son máxima actualidad. Del mismo modo, hay detalles que nunca deben faltar a la hora de engalanar un salón, tales como las alfombras y diferentes puntos de luz que te ayuden a crear diversos ambientes en función de cada situación. Además, contar con luz directa en los espacios de lectura favorece tanto a la vista como al ahorro energético.

Ideas para un salón elegante, moderno y confortable
Este último punto también tiene que ver con crear un espacio confortable, algo para lo que además deberás disponer de un mobiliario que te permita mantener siempre el orden. En este sentido, podrás decantarte por crear estantes abriendo un hueco en una de las paredes, así como con diferentes estanterías convencionales o completos muebles que cuenten con el espacio necesario para almacenar. Si no eres muy ordenado, decántate por los que tienen puertas, es desorden nunca es elegante.