Ideas para utilizar un biombo
En sus orígenes, situados en China y Japón, el propósito del biombo era proteger y evitar que el viento soplara en las habitaciones, aunque posteriormente se comenzó a usar para separar ambientes y con fines decorativos, utilizando simbologías y estampados del arte japonés en sus telas.

Actualmente, seguimos dando prácticamente el mismo uso a los biombos, ya que son utilizados para separar áreas sin necesidad de levantar paredes y para crear espacios dedicados a determinados usos. Se trata de unos elementos muy prácticos y útiles en muchas ocasiones, además de cumplir una función decorativa en nuestro hogar.

En una casa de espacio reducido o en un estudio o loft, este objeto puede ayudar a dividir ambientes: la sala del dormitorio, la cocina del comedor, la sala de estar de la oficina… Sin embargo, existen muchos más usos que pueden hacer de nuestro hogar un espacio más cómodo y funcional. Conócelos a continuación.

Ideas para utilizar un biombo
Una idea muy buena para los hermanos o hermanas que comparten habitación es colocar un biombo para mantener la privacidad. Esto también puede ser muy útil en los pisos de estudiantes, dónde muchos jóvenes tienen que compartir dormitorio.

Por otro lado, un biombo siempre puede servir como un coqueto cambiador. Colócalo en tu dormitorio, en el vestidor o en el cuarto de baño, si tienes suficiente espacio. Por otro lado, si no te queda otro remedio que trabajar en casa y no puedes dedicar una habitación a despacho, coloca un biombo en una esquina del salón o de otro lugar de tu hogar y decóralo a tu gusto para trabajar lo mejor posible.

Si no quieres invertir tu dinero en comprar un biombo, puedes fabricarlo tú mismo usando sabanas u otras telas que ya no uses.