Ideas prácticas para el recibidor
En un momento en que el objetivo de la decoración de todo hogar es conciliar diseño, buen gusto y funcionalidad, cada rincón del hogar cuenta.

El recibidor es uno de los más importantes, y es que como ya hemos destacado más de una vez se trata de la primera impresión de nuestro hogar, la carta de presentación por así decirlo.

Sin embargo, esto no quiere decir que no podamos encontrar en él un lugar del que también sacar buen provecho:

1. Baldas o estanterías: Son la mejor opción para los recibidores más pequeños, y es que además del poco espacio que ocupan ofrecen múltiples posibilidades, y es que pueden servir desde como soporte para llaves y cartas hasta como un rincón en el que colocar algunos de nuestros objetos más preciados: Libros, fotografías, recuerdos de viajes… De este modo, resultan también una buena solución para el almacenamiento.

Ideas prácticas para el recibidor
2. Zapateros: Es una de las opciones más prácticas, pues facilita que nos cambiemos el calzado nada más entrar a casa, lo que es buenísimo tanto para nuestra salud como para el suelo del hogar, que se ensuciará y estropeará muchísimo menos. Además, la superficie plana del mueble sirve como apoyo para otros elementos decorativos como fotografías, jarrones, plantas o lámparas de sobremesa, por ejemplo.

3. Cómodas: Son tan útiles como los anteriores, aunque en este caso podemos guardar en ellas absolutamente todo lo que queramos, aprovechando así el espacio de una forma discreta y sin que nuestros visitantes lo perciban como un rincón para el almacenamiento. Eso sí, necesitarás un recibidor bastante grande si no quieres que se vea desorbitado en relación con el espacio.

4. Armarios: Aunque puede que lo hayas visto de toda la vida, el concepto se reinventa para dejar paso a un espacio en el que tanto los habitantes del hogar como los visitantes puedan dejar sus prendas.

5. Vitrinas: Son menos prácticas, pero servirán para presentar al visitante todo aquello que queremos lucir de nuestro hogar (figuras, fotos, etc.).

6. Un pequeño escritorio o tocador: No se trata de que ubiques aquí tu espacio de trabajo, pero sí que el espacio puede ser muy útil para que organices la correspondencia o guardar las cosas más básicas que necesitaremos para salir de casa. Son ideales en los interiorismos de estilo vintage, minimalista o más vanguardista.

7. Bancos, estanterías bajas y percheros de pared: Es una de esas ideas prácticas que a todos nos gusta pero que no todos nos atrevemos a aplicar a la decoración. Esta combinación ganadora es original y muy, muy práctica especialmente para las casas con niños. ¿Lo mejor? Que puede adaptarse a toda clase de espacios, sean amplios o reducidos.