Iluminación en el hogar
Conseguir un hogar correctamente iluminado es una de las claves para hacer de tu hogar un lugar confortable y para crear un ambiente distinto en cada una de tus estancias.

De hecho, un error en la iluminación puede estropear por completo todos tus esfuerzos en la decoración. Para asegurarte de que esto no ocurre toma nota y sigue cada uno de los siguientes consejos:

– Analiza la cantidad de luz natural en el espacio, su intensidad y su modo de distribución en el espacio: Los rincones de trabajo (escritorios, zona de cocción, armarios, etc.) que no se vean correctamente iluminados deberán quedar ‘cubiertos’ por focos de luz artificial.

– La luz artificial puede cambiar por completo el aspecto de una estancia, por lo que debes tener en cuenta la capacidad de cada tipo de luz para ambientar los espacios: Luz tenue para lugares íntimos, románticos o de relax, luz blanca para zonas de trabajo y estudio, luz intermedia para zonas de paso…

– Puedes crear focos de atención en la habitación iluminando algunos puntos concretos de la decoración como una obra de arte o un mueble, por ejemplo.

– Cuidado con iluminar excesivamente las estancias, pues puede conllevar cansancio visual y hasta dolores de cabeza. Ilumina solamente en la medida de lo necesario cada uno de los rincones de la habitación.

– Los colores también inciden en la percepción de la luz: A colores más oscuros, mayor cantidad de luz.

– Algunas lámparas también pueden hacer que la luz se propague en mayor o menor medida en el espacio, por lo que debemos aprender a elegirlas en función no solamente de la decoración sino también de las características del espacio.

– Por último, los espejos son también una buena forma de propagar la luz, por lo que una ubicación estratégica puede servir para ganar espacios más claros y amplios.