Jardín relajante
Por mucho que adoremos el verano, sus calurosas tardes y noches acaban resultándonos del todo insoportables en pleno julio o agosto… Aunque los que vivimos en apartamentos o pisos pequeños no tenemos otra que conformarnos con el aire del ventilador, los afortunados que poseen una casa con un buen jardín pueden disfrutar de los mejores días de verano a la fresca.

¿Quieres saber cómo hacer de tu jardín un lugar ideal para el relax? Echa un vistazo a algunas de las claves decorativas, ¡para conseguirlo no necesitas que tu jardín sea demasiado grande!

Lo principal es preparar el espacio para ello: Piensa en el tipo de recubrimientos para el suelo que más te gusten o que más prácticos resultarán en tu jardín y empieza a planificar distribución. Aunque puedes cubrir todo el suelo con un solo material, lo mejor es combinar las superficies naturales (césped, tierra, piedrecitas, etc.) con otros materiales como la cerámica, la piedra o similares.

Jardín relajante
No olvides las plantas y flores, elementos fundamentales para decorar tu jardín además de para dotarle de una aromatización natural.

A partir de ahí deberás pensar en la ubicación de cada elemento en el espacio, por lo que en este caso para una decoración relajante te aconsejamos buscar un espacio fresquito donde el sol no incida de forma directa: Puedes conseguirlo de forma natural colocando unas tumbonas a la sombra de un árbol, colocándolas bajo una de aquellas elegantes pérgolas y hasta ubicando una confortable cama balinesa en alguno de los rincones de tu jardín.

Para mayor comodidad puedes completar lo anterior con alguna mesilla para apoyar las cosas que necesites tener a mano (refrescos, cremas, libros, dispositivos de música, etc.).

Recuerda que este será el espacio de desconexión y no el de reunión, por lo que poco más que el mobiliario comentado puede hacer falta… Sin embargo, la iluminación sí que es uno de los elementos más importantes: Para la noche puedes alumbrar el espacio con una luz tenue procedente de algunas velas, de un farolillo o de algunas tiras con guirnaldas luminosas de un solo tono o multicolor.

Puedes rematar la decoración con un suave hilo musical con canciones relajantes de estilo chill-out… ¡Y a disfrutar del veranito!