Jardines con encanto
Aunque probablemente no hayas hecho uso de este espacio durante los últimos meses, tener un jardín es todo un privilegio del que solamente aquellos afortunados que viven en casas pueden disfrutar.

Sin embargo, el mero hecho de contar con este espacio exterior no significa que garantices su belleza, su estilo y su encanto. ¿Cómo hacer entonces para conseguir un jardín de cuento de hadas? A continuación te damos algunas buenas pistas para conseguirlo, así que no pierdas detalle de lo que te contamos.

Evidentemente lo primero que debes trabajar en este espacio es lo que conocemos como jardín en sí mismo, es decir, el entorno en el que se integrará esa zona de descanso que tanto utilizarás durante los cálidos meses que se acercan: algunos elementos como un cuidadísimo césped, plantas ornamentales, senderos y caminos hacia la puerta de la entrada o varios puntos de iluminación serán fundamentales para sentar las bases de tu encantador jardín.

Jardines con encanto
Buscar un estilo predominante en la decoración es tan fundamental como en cualquier otra área del hogar, pues no conseguirás una decoración armónica combinando muebles y ornamentos de estilos totalmente opuestos. En este sentido, aunque los estilos más modernos te permitirán conseguir un jardín de diseño capaz de dejar boquiabierto a cualquiera no serán para nada los que consigan un ambiente familiar, acogedor y con encanto.

Para ello te aconsejamos escoger muebles más bien clásicos o aquellos de estilo natural: la forja, el mimbre o la madera algo envejecida casi son garantía para conseguir el objetivo que te propones.

Si a un mobiliario como el anterior quieres añadir algunos detalles con encanto para el jardín puedes hacerlo con esas estructuras ornamentales conocidas como celosías, con pérgolas, guirnaldas de luz o farolillos, por ejemplo.