La elección de la almohada
Del mismo modo que el colchón, la elección de la almohada depende básicamente del gusto y de las necesidades de cada persona. Una almohada inadecuada puede suponer que padezcamos contracturas o hipertensión en la zona cervical, por lo que su elección es de suma importancia.

Para elegirla, debemos tener en cuenta una serie de factores como la postura que solemos adaptar al dormir, que la almohada sea de un material transpirable o que favorezca las posiciones en que las vértebras cervicales y dorsales están en el mismo ángulo que cuando estamos de pie, entre otras cosas.

Ahora bien, la calidad está entre otras cosas en el precio, y es que si queremos descansar bien debemos hacerlo con una buena almohada, por lo que no debes escatimar en su compra. Presta atención, porque te preparamos para que vayas con una ligera idea de la oferta que hay a tu tienda:

– Las de plumas son casi las más tradicionales. Aunque se adaptan muy bien al cuello de cada persona, son demasiado calurosas especialmente en verano.

– Las fundas de plumón son perfectas para las personas que necesitan almohadas blandas. Entre ellas se puede elegir la rellena de plumas de pato o de oca, aunque éstas últimas son más caras a causa de su suavidad y su mayor duración.

– Las fibras de poliéster no son demasiado recomendables puesto que su calidad es bastante inferior al resto; muchas de ellas se apelmazan con el lavado y resultan incomodísimas para dormir.

– Las almohadas de látex se adaptan perfectamente al peso y a la forma de la cabeza de cada persona. Piénsalo bien antes de elegirla, pues hay algunas tan duras que al principio incluso puede costarte coger el sueño en ellas; las más recomendables son las de dureza intermedia.

– Las cervicales son especiales para personas con este tipo de problemas: sujetan cuello, nuca y cabeza para proteger toda la zona. Tienen una forma parecida a la de un badén. Es recomendable para dormir bocarriba, pues en otras posturas sin duda te costará coger el sueño.

– La almohada bicompartimental es similar a la del plumón pero más firme. Contiene distintos compartimentos: en el centro hay copos de látex calibrados, mientras que en las partes más externas hay un relleno de plumón que da gran suavidad y comodidad. Sin duda, se trata de una de las mejores.