La escalera de caracol A todos nos gustaría tener una en casa: La escalera de caracol es un claro ejemplo de que incluso los elementos más básicos de la arquitectura pueden llegar a tener también un papel decorativo.

Además de cumplir su función principal de unir los distintos niveles de un apartamento, este tipo de escalera aporta un toque romántico y mágico a las estancias.

En cuanto al diseño, puede estar hecha de infinidad de materiales, desde la madera hasta el metal, pasando por la forja e incluso la piedra o el cemento. Deberás escoger el tipo de diseño que más te convenga en función del interiorismo general de tu casa y especialmente el de los espacios en los que va a ser visible la escalera, pues se trata de una pieza central que servirá para reforzar la armonía de las diferentes estancias del hogar.

Sin embargo, también es cierto que este tipo de escalera no es una de las mejores opciones en ambientes extremadamente clásicos, por lo ándate con cuidado con los materiales y los diseños que escoges.

Otra de las ventajas de la escalera de caracol es que ayuda a ampliar el espacio disponible en tanto que ocupan menos que las escaleras tradicionales. De hecho, ésta escalera que sube de forma totalmente vertical suele medir aproximadamente un metro cuadrado, que sin embargo debe permitirnos subir sin miedo, con soltura y ganando no sólo en estética sino también en comodidad.

En parte por esto último, recomendamos que escojas siempre escaleras de caracol con barandillas independientemente de lo que puedan marcar las modas, pues éstas vienen y van mientras que la seguridad debe ser siempre tu prioridad.

En el caso de que tengas niños o tengas previsto tenerlos, debes plantearte seriamente esta opción, pues a pesar de su belleza estética y su practicidad pueden ser algo peligrosas para los más pequeños.