La importancia de los accesorios en la decoración
Lograr crear un hogar “con sabor de hogar” depende, en su gran mayoría, no tanto del mobiliario que hayamos elegido, como de los accesorios de decoración. Existen algunos puntos que definirán completamente tus gustos y personalidad, y que harán que tus visitas perciban tu verdadera esencia. Toma nota de 3 de ellos:

– Cojines: es uno de los accesorios de decoración por excelencia, tanto en salones, como en dormitorios o, incluso, en algunas sillas de cocina. Permiten introducir motivos y colores que aportan un estilo propio, siendo casi parte imprescindible en la personalidad que va a tomar la estancia donde los ubiques. Ya sean cuadrados, rectangulares, redondos o en rulo, los cojines son un gran complemento estético, a la vez que funcional. Aprovechables para toda la vida, los puedes ir cambiando de destino con las fundas que mejor se adapten en cada momento. Personalmente, me encantan los de pelo.

– Pufs: cada día más integrados en la decoración del hogar. Un elemento decorativo de gran belleza y estética, que nos permite disponer de algún asiento más, o disfrutar de una sentada en el suelo del modo más confortable. Crean un ambiente cálido e íntimo, amistoso e informal. Un objeto que podrás encontrar en innumerables formas, colores, tamaños y alturas. Verás como ninguna visita se resiste a probarlo.

– Cortinas: sin ningún género de duda, son el alma de la casa. Si vemos desde la calle un piso sin cortinas, da la sensación de que se encuentra vacío y a la venta. Decidir si comprarlas estándar o a medida dependerá de varios factores, pero en ambos casos encontrarás la mayor diversidad en colorido y estampado. Decide si la cortina lleva la voz cantante en la decoración o, si por el contrario, como en la fotografía, es un elemento más sutil para no recargar un espacio donde las paredes son las protagonistas.