La importancia del colorido en la decoración del hogar
A la hora de decorar nuestro hogar son varios los factores que solemos tener en cuenta, siendo el colorido uno de los que más van a llamar la atención sobre los demás. Por este motivo es muy importante que le dediquemos el tiempo necesario a su elección, ya que de los colores que elijamos dependerán a su vez otra serie de factores y no siempre es fácil corregir los errores que hayamos cometido.

El color que otorguemos a cada rincón de nuestra casa va a conseguir que gocemos de mayor o menor luminosidad, sensación de espacio ampliado o disminuido, así como también de una mejor o peor sensación del denominado “calor de hogar”. Todo ello añadiéndole la importancia del estado anímico que estos factores puedan acabar por producirnos, un estado en el que también intervendrá de un modo muy directo la propia elección del color.

La importancia del colorido en la decoración del hogar
Llenar un espacio de tonos negros, grises y demás tonos oscuros siempre contribuirá de un modo negativo en la decoración del hogar, ya que impide un buen reflejo de la luz, da sensación de espacio reducido, y también puede resultar un poco lúgubre o deprimente. En este sentido, las proporciones van a ser siempre la clave para asegurarte el éxito. Puedes decantarte por el negro, pero combinarlo a su vez con tonalidades más vivas que le aporten alegría a ese espacio.
La importancia del colorido en la decoración del hogar
Por el contrario, blancos y beige son los que más favorecen la sensación de luminosidad y amplitud, pero también hay que saber medirse para no caer en el error de una decoración aburrida y sosa. Esto último siempre podrás evitarlo incorporando accesorios más coloristas que rompan esa sensación. Cortinas, cojines, unas velas sobre la mesa… son pequeños detalles que contribuirán a que te encuentres en un entorno mucho más propicio a la relajación y bienestar.