La serenidad de decorar un salón en blanco
Quizá alguna vez se te haya pasado por cabeza la idea de decorar tu salón en color blanco pero rápidamente hayas pasado a otro pensamiento porque creas que es un color demasiado claro o porque quizá se asemejaría tu estancia demasiado a un hospital. La realidad es que un salón decorado todo en blanco puede ser bastante arriesgado, sobre todo si se tienen niños o mascotas pasando el rato normalmente en este lugar.

Pero decorar un salón en blanco puede ser una opción de lo más interesante si lo que realmente quieres conseguir es una estancia ordenada, que transmita paz y sobre todo, de lo más elegante. El blanco es un color que te aportará gran excelencia y lo que es mejor… que en combinación con otros colores hará que tu salón sea confortable, cómodo y de lo más tranquilo.

Buena decoración y la serenidad del blanco

El color blanco en cualquiera de sus tonalidades te aportará serenidad a tu hogar y tus invitados se darán cuenta del buen gusto que tienes. Además este color combinará perfectamente en cualquier estilo decorativo que te guste decorar y con todos los elementos que escojas así como con los materiales. Existen diferentes matices de color blanco y sólo tendrás que escoger el que más te guste y se adapte a ti. Por ejemplo tienes el blanco, el blanco roto, el blanco hueso… que puedes combinar con tonos como el crema o el beige.

Blanco con blanco

El blanco con blanco te puede parecer demasiado aburrido pero nada más lejos de la realidad podrás crear un ambiente muy elegante. Lo ideal es que combines diferentes tonalidades de blanco para encontrar la variedad que más te guste y así que no te aburras siempre del mismo color.

La serenidad de decorar un salón en blanco

Blanco con colores

Lo bueno que tiene el blanco es que es un color que combina con todos los colores que quieras utilizar. Aunque tengas el color blanco como dominante en tu salón, no quita que puedas escoger otros colores para la decoración de tu hogar. Así, añadiendo acentos de color en la decoración (como cortinas, cojines, alfombras, lámparas y otros detalles), podrás tener todo lo bueno del blanco y la vitalidad de los colores.

El blanco y los materiales

Otro punto positivo del color blanco en la decoración es que podrás escoger los materiales que más te gusten para tu salón, porque todos serán una buena opción. Busca el equilibrio en la decoración con el color blanco, ¡y no te arrepentirás! Disfrutarás de amplitud, luminosidad y gran tranquilidad.