Las ventajas de tener un vestidor en el baño
Como sabes, el vestidor es un elemento que se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos. De la misma forma, también se lleva eso de integrar estancias, como ocurre con la cocina y el salón o el baño y el dormitorio. Por supuesto, también podemos hablar de los baños con vestidor incluidos, un tipo de estancia que se está viendo cada vez más en los hogares.

Desde luego, no hay nada más práctico, si contamos con espacio suficiente para ello, que un baño con el vestidor muy cerca. Te contamos todas sus ventajas a continuación.

Práctico y elegante

Si dispones de un baño grande o tienes la posibilidad de redistribuir el espacio, crear una zona como la que te comentábamos a continuación puede ser una gran idea. Los vestidores en el baño aportan un toque de elegancia y lujo al espacio. Eso por no hablar de la comodidad que supone el hecho de tenerlo todo a mano al salir de la ducha, especialmente en invierno, cuando tienes que pasar del baño al dormitorio para vestirte.

Las ventajas de tener un vestidor en el baño

Requisitos y consejos

Sin embargo, antes de decidir si integras el vestidor en el baño, debes tener en cuenta si dispones del espacio suficiente para hacerlo, incluyendo el sitio que necesitas para abrir y cerrar las puertas de los armarios y para cambiarte con comodidad. En cuanto a los materiales, deberán ser resistentes a la humedad y los cambios de temperatura si no quieres que la ropa se te estropee. Además, es imprescindible poner puertas en los armarios para evitar que las prendas se vean afectadas por la humedad.

Por otro lado, deberá potenciar la luz natural y evitar interrumpir el paso de ésta. También es importante que uses luz suave y envolvente para crear espacios que inciten al relax sin olvidarte de iluminar correctamente la zona del vestidor.