La ventilación en el hogar
Hace unos años el gran problema de las ventanas y las puertas era que inevitablemente dejaban entrar el frío o el aire. Sin embargo, el tiempo ha hecho que se perfeccionen las técnicas gracias a algunos sistemas como los marcos de aluminio o PVC.

Pero como en todos los cambios, existen algunos pros y también algunos contras. Entre estos últimos se encuentra el de la falta de ventilación, un factor esencial para tener un ambiente agradable, sano e higiénico en el hogar.

La ventilación no solo renueva el aire sino que además elimina los malos olores, los gases y los humos que se han ido acumulando mientras la casa permanecía cerrada y favorece que el ambiente no acumule demasiada humedad.

Para empezar, los productos de combustión y el humo del tabaco son factores contaminantes del ambiente. Precisamente por eso debes procurar no fumar dentro de casa, pues hacerlo significa la liberación de más de 3.000 agentes químicos contaminantes que pueden perjudicar a tu salud.

Las cocinas, estufas, neveras o secadoras crean también presencia de óxidos en el ambiente. Es esencial que dispongas de una campana extractora y un buen sistema de ventilación en cocina e incluso en el cuarto de baño.

No creas que es suficiente con ventilar el hogar un ratito cada día, pues en realidad el hogar necesita un buen sistema de ventilación natural o estática ya sea a través de rejillas, de sistemas mecánicos de ventilación, de ventiladores o extractores.

No obstante, es muy recomendable mantener también tus ventanas abiertas durante una hora o más cada día para que el aire del hogar se renueve del todo y se sienta fresco y apacible.