Lámparas con mucha pluma
Desde luego, pueden decirlo en voz alta y bien orgullosas: estas lámparas tienen pluma. O plumas, para ser más exactos. El glamour, el diva-style, el lujo y la pasión regresan a los interiores en decoración: es algo que vengo constatando a través de tendencias como los muebles de espejo o los acabados en oro. Y en este despliegue no podrían faltar las protagonistas indiscutibles del glamour: las plumas.

Hay muchos diseños de lámparas “con pluma”, perfectos para dar un toque especial a cualquier estancia. Quedan perfectas en ambientes en plan minimalista, como toque rompedor, pero también en el dormitorio más romántico… ¡E incluso el baño!

De pie, de techo o de mesa

Lámparas con mucha pluma
En estas imágenes podéis ver la gran cantidad de opciones que hay en lo que a diseños de pantallas con plumas se refiere. Desde la clásica lámpara de pie, de gran tamaño y diseño curvo que hace las veces de lámpara de techo (y cuya pantalla, tradicionalmente de metal, se reviste de plumas blancas para darle ligereza y originalidad), hasta las pantallas de toda la vida, las plumas aparecen por doquier en mil y un colores. Los globos de techo también quedan preciosos con este etéreo y volátil revestimiento…

”Do-It-Yourself”

Lámparas con mucha pluma
Pero lo mejor de los “diseños emplumados” para lámparas es que los podemos hacer nosotros mismos, por poquísimo dinero y con resultados increíbles. ¡Haced la prueba! Tan solo necesitaréis una pantalla que ya no os guste, una pistola de encolar (con barras de cola) y unas boas de plumas de las que se compran para carnaval, y que venden en cualquier bazar en todos los colores. Podéis forrar toda la pantalla o bien solo su ribete inferior, si queréis darle un toque en plan “mujer fatal”. Combinadas con prints animales como el leopardo, las plumas negras quedan increíbles… Y también es posible cubrir pantallas de papel, baratas y en todos los diseños, pegando las plumas. En un santiamén, ¡lámpara de diseño a coste casi cero!