Lámparas de trabajo y estudio
Todo espacio de estudio o trabajo debe estar bien iluminado para que sea provechoso, adecuado y para evitar posibles problemas de visión. Es importante que durante el día exista la mayor luminosidad natural posible pero cuando la luz del día se marcha habrá que pensar en lámparas de trabajo y estudio para poder continuar desarrollando la labor académica o laboral de forma satisfactoria.

Además también debe ser un lugar en el que te sientas cómodo, tranquilo y sin distracciones que te hagan desconcentrar tu atención de lo que estás haciendo en ese momento. Por tanto además de la decoración también tendrás que tener en cuenta la iluminación de la zona de trabajo y estudio con lámparas adecuadas.

Luz natural

Debes saber que cuando debas fijar la vista deberás potenciar siempre la luz natural puesto que es la más indicada para los esfuerzos visuales (pero sin que llegue los rayos de sol de forma directa ya que entonces sería molesto).

Pero cuando llegue la noche se necesitará la luz artificial para poder ver bien, siendo importante que las luces no creen sombras. Para que una lámpara no cree sombras es adecuado incorporar en la estancia varios niveles de iluminación combinando una luz general más grande con una o varias luces localizadas más pequeñas y funcionales.

Lámparas de trabajo y estudio

Dónde ubicar las lámparas

Para conseguir una buena iluminación puedes optar por varias opciones dependiendo del tamaño de la estancia pero lo ideal sería colocar una lámpara central en la habitación de trabajo o estudio y otra que alumbre directamente en la mesa donde se desarrollarán las diferentes actividades.

Otra opción también muy acertada es incluir pequeñas lámparas o apliques de luz para poder iluminar zonas concretas. Dependiendo de tu estilo de trabajo o de estudio, deberás pensar qué tipo de lámpara puede ser mejor para adaptarse a tu ritmo.