Largo y ancho ideal de las cortinas
Decorar una casa es mucho más que disponer de un mobiliario y distribuirlo en función de tus necesidades, ya que eso lo convertiría sólo en un lugar funcional pero casi frío, carente de esa placentera sensación de hogar. Hay diferentes estilos decorativos, así como diseños, colorido, épocas y modas, pero si todas tienen algo en común es la necesidad de vestir una casa con cortinas para sentirla más llena y completa que nunca.

Sea cual sea el estilo decorativo por el que te hayas decantado es obvio que necesitarás cubrir tus ventanas con el artículo que mejor vaya a cada estancia, pudiendo escoger entre cortinas o estores, pero procurando siempre que tanto el diseño como sus dimensiones se adapten a la perfección en el entorno al que van a ir destinados. Por otro lado, destacar que cada habitación de la casa puede llevar su decoración independiente, por lo que igual necesitarás cortinas en algunos espacios y estores en otros.

El estor es un elemento cada vez más elegido por la decoración actual y casi no presenta ningún tipo de complicación porque suele cubrir el total de la ventana de un modo recto y sin sobrantes por ningún lado. Por lo general cualquiera de sus tamaños correspondes a estándares y no tendrás ningún problema para adaptarlos a ningún espacio de tu casa, así como su limpieza y mantenimiento también es muy sencillo.

Otro tema son las cortinas, que han ido presentando diferentes largos y anchos a lo largo de la historia, así como distintos ornamentos que podían consistir en volantes superiores o recogidos laterales con lazada central. Pues bien, todo eso se ha acabado y la cortina que veremos a partir de ahora tendrá la medida que puedes observar en la imagen: rozará el suelo lo justito, y los pliegues verticales no se presentan nada excesivos. Desaparecen todos los accesorios decorativos que veníamos viendo hasta ahora, a favor de una cortina más sencilla y elegante.