Las mejores telas para las cortinas
Los textiles son el instrumento perfecto para renovar, dar color o cambiar el aspecto de cualquier estancia de tu hogar, ya sea el salón, el comedor o el dormitorio. Por eso, una vez que has escogido los muebles y el color de las paredes, deberás tenerlos muy en cuenta.

De hecho, lo más normal es apostar por muebles sencillos y sofás sobrios para dar color y alegría a través de los accesorios y textiles, que siempre pueden cambiarse con mayor facilidad. Las cortinas, por ejemplo, juegan un papel importantísimo en la decoración del salón. ¿Quieres saber cuáles son las mejores telas para estos elementos?

Más luz

Si lo que buscas en tu salón es el máximo de luz, deberás escoger telas vaporosas, que tengan mucha caída y en tonos blancos. Piensa que los tonos cremas crearán un efecto solar y los linos de trama abierta te darán más transparencia. Además, en espacios con poca luz se recomiendan los estores y los visillos. Ten en cuenta que solo es aconsejable combinar estores y cortinas en grandes ventanales y en puertas correderas que den al exterior.

Las mejores telas para las cortinas

Colores y estampados

Es importante que escojas el color de la cortina de acuerdo con los tonos de la estancia, especialmente los de las paredes y de los tejidos. Una apuesta segura, sin duda, es elegir tonos neutros y cremas, que combinan con todo y con cualquier estilo. Y si estás dudando entre cortinas lisas o estampadas, lo mejor es que te decantes por la primera opción si en la habitación ya hay muchos estampados y por la segunda si hay muchos lisos.

Tejidos

En cuanto a los tejidos, tendrás que valorar la tela en función del uso que le vayas a dar. Así, mientras que los algodones y los linos son muy prácticos, siempre y cuando no se arruguen mucho, las organzas, sedas y terciopelos son muy delicados.

Las mejores telas para las cortinas

Tendencias

En cuanto a las últimas tendencias en cortinas, se llevan los estampados más habituales en tapicerías, como la pata de galo el tartán. Además, triunfan los brillos y los colores metálicos.